Una petición desde Murcia llega a Fomento y no la puede atender

Aunque Fomento presione al Grupo Renfe, es imposible contentar a los políticos de la Asamblea Regional murciana.

Automotor diésel s/592 estacionado en Murcia.

Foto: JCC

Innumerables aspectos han cambiado en Renfe desde los años ’70 del pasado siglo. Las diferencias son tan abismales que sólo los carriles parecen sostener una comparación de esa dimensión. Y muchos gestores del parque motor han pasado por Renfe en estas últimas décadas, y ninguno ha tomado la decisión de solicitar una inversión en trenes diésel específicos para los servicios de Cercanías. Desde los populares Ferrobuses, adecuados para la la tarea en el marco de aquella época, Renfe no ha adquirido automotores diésel que se adapten a ese tipo de relaciones en líneas no electrificadas. Esta última circunstancia, el escaso porcentaje que representan esas líneas en comparación con las electrificadas en el panorama general de los núcleos de Cercanías, es la coartada que han esgrimido los sucesivos dirigentes de Renfe para obviar en sus innumerables compras de material de los últimos años las unidades diésel con características ideales para cubrir servicios de Cercanías.

Uno de esos núcleos de la red en los que sus Cercanías no circulan bajo catenaria es el de Murcia, donde los viajeros se desplazan a Alicante y Águilas en trenes de la serie 592, tal y como lo vienen haciendo desde hace más de 30 años. Es por ello por lo que el Consejero de Fomento e Infraestructuras de la Región de Murcia, Pedro Rivera Barrachina, ya avisó a Renfe Viajeros hace pocas semanas que el cambio hacia un material más moderno le parecía obligado, y ahora es la Asamblea Regional la que ha aprobado un requerimiento al Ministerio de Fomento para que mejore los trenes de Cercanías en Murcia. La moción fue presentada por PSOE y Podemos y fue aprobada por unanimidad. El problema de Íñigo de la Serna y de su subordinado Juan Alfaro Grande, el presidente del Grupo Renfe, es que en el parque de Renfe Viajeros no existe un material moderno, ni semimoderno, adecuado para estos servicios porque ha sido el gran olvidado en los innumerables contratos de compra de material que se han firmado en las últimas décadas. Por lo tanto, la petición murciana no podrá ser atendida ni tras recurrir al ministro de Fomento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *