Una mudanza ferroviaria que deja en evidencia al alcalde de Valladolid

No acierta en sus pronósticos, pero Óscar Puente Santiago sigue atreviéndose a dar plazos para el traslado de los talleres.

Naves de la Base de Mantenimiento Integral de Valladolid.

Foto: JCC

Es un asunto enquistado y el alcalde de Valladolid está perdiendo credibilidad cuando insiste en hablar públicamente de él. La fecha del traslado de los talleres de Renfe Fabricación y Mantenimiento es el cuento de nunca acabar, y por él, el socialista Óscar Puente Santiago está quedando en evidencia ante la oposición municipal y la ciudadanía. El relevo definitivo continúa dilatándose, de tal manera que el inicio de las operaciones en la zona industrial del Páramo de San Isidro, en sustitución de las históricas naves del Paseo de Farnesio, tampoco será ya en este año, sino que el plazo ahora se sitúa en 2019. De esta forma, los legendarios talleres del centro de la ciudad vallisoletana mantendrán su total operatividad durante varios meses más.

Como el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra, Puente Santiago continúa ofreciendo plazos para la mudanza de los talleres. Esta vez, el socialista sitúa el inicio del mismo a finales de este año, para ver a pleno funcionamiento las naves del Páramo de San Isidro en los primeros meses de 2019. “El traslado va a ser una realidad antes de que finalice el año, y espero que a principios de 2019 los talleres estén a pleno funcionamiento, con los trabajadores de los antiguos y alguno más, ya que la capacidad de generación de los nuevos va a ser muy importante”, ha afirmado el alcalde, que también ha comentado que la propiedad de los terrenos en el Páramo de San Isidro corresponderá a Adif, empresa pública que ha sido autorizada por la Junta de Gobierno local para que realice una ocupación temporal de los mismos y así se pueda acelerar la mudanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *