Una loable aspiración europea que parece una quimera pese al ‘Tren de Noé’

España es un mal ejemplo: la cuota del transporte ferroviario de mercancías no llega ni al cuatro por ciento.

El 'Tren de Noé' estacionado en Madrid-Príncipe Pío.

Foto: JCC

El bajo porcentaje con el que cuenta el transporte de mercancías por ferrocarril en España es de sobra conocido, dado que la carretera, los camiones, se adueñaron del mercado desde finales de la década de los años 90 del pasado siglo por la desidia de varios Gobiernos, tanto del Partido Popular como del PSOE. A esos sucesivos ministros de Fomento no les preocupó lo más mínimo el debilitamiento ferroviario en este apartado, se permitió con el desinterés de los Consejos de Administración de Renfe Op., hasta potenciar otro sector que ya mueve más de 5.000 camiones a diario. Ahora, el propósito marcado por Europa es que la cuota del transporte de mercancías por ferrocarril aumente, y no solo en España, sino a nivel europeo, hasta pasar del 18 por ciento actual hasta el 30 por ciento en el año 2030, con lo que se evitaría la circulación de un millón de camiones. En principio, parece una quimera, una ilusión, pero Isaías Táboas Suárez y Abelardo Carrillo Jiménez, presidente de Renfe Op. y Director General de Renfe Mercancías, respectivamente, creen que ello es posible y han presentado en Madrid el ‘Tren de Noé’, un proyecto lanzado por la alianza Rail Freight Forward (RFF), de la que forman parte tanto Renfe Mercancías como Transfesa Logistics y Captrain España.

RFF ha lanzado esta campaña para llamar la atención sobre la urgente necesidad de modificar la cuota modal de transporte ferroviario de mercancías. Este ‘Tren de Noé’ cuenta con 12 vagones plataforma sobre los que se han situado contenedores aportados por las empresas miembro de la alianza y pintados con animales. Dos de ellos han sido facilitados por España, siendo pintados por artistas urbanos españoles. La composición, traccionada por la locomotora 253-045-9 también decorada de manera excepcional para la ocasión, tiene una longitud de 200 metros, siendo todos los contenedores decorados de 40 pies menos dos, que son de 45 pies. El tren inició su recorrido en la Cumbre del Clima COP 24 celebrada en la ciudad polaca de Katowice, y el público interesado lo puede contemplar en Madrid-Príncipe Pío hasta mañana, ya que el miércoles el ‘Tren de Noé’ se desplazará a Barcelona. Posteriormente, la RFF enviará uno de estos contenedores a Chile, donde se celebrará la siguiente conferencia de la ONU sobre el clima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.