Revelan que en el corredor Almería-Sevilla “hay días en los que el tren va vacío”

Con cuatro transbordos y siete horas de viaje, los servicios de Renfe Media Distancia Almería-Sevilla son una odisea.

Automotores diésel estacionados en Sevilla-Santa Justa.

Foto: Manuel Mena

Las circunstancias que concurren en varias infraestructuras andaluzas han convertido en todo un drama los viajes Almería-Sevilla, y viceversa. Lo que en principio era un desplazamiento sobre un automotor diésel de Renfe Media Distancia de poco más de cinco horas se ha convertido en una penalidad para los viajeros, y es así por los cuatro transbordos necesarios y las siete horas que se emplean en cubrir el viaje. Quien ha querido recordar esta tragedia que están sufriendo unos ciudadanos en la segunda década del siglo XXI ha sido la ‘Mesa en Defensa del Ferrocarril’ de Almería por boca de su portavoz, José Carlos Tejada, que califica de “vergonzosa” la situación “porque son siete horas de viaje para hacer 400 kilómetros”. En estos momentos, los problemas que impiden la total conexión por vía entre Almería y Sevilla provocan que los tramos en autocar para los viajeros sean tan importantes como los que realizan en tren.

Ante esta tesitura, no sorprende la afirmación de José Carlos Tejada en referencia a la ocupación actual de estos servicios. “Hay días que el tren va vacío. En general, los viajeros en los servicios Almería-Granada y Almería-Sevilla han bajado en un 90 por ciento. Almería es una provincia donde el abandono ferroviario es endémico”, asegura el portavoz de la ‘Mesa’, señalando la culpabilidad de la clase política con sus decisiones, “con sus políticas ferroviarias nefastas de los últimos años”. Los tramos que los viajeros realizan en autocares son Granada-Antequera, de Huércal-Viator a Almería y también Antequera-Osuna. Desde la ‘Mesa en Defensa del Ferrocarril’ almeriense aprovechan para denunciar también que “continúan aumentando las limitaciones de velocidad, hasta ser ya 64, todas ellas provocadas por el deterioro de la infraestructura”, apunta José Carlos Tejada, preocupado porque “el escenario general es bastante peligroso… y se puede dejar morir la línea convencional”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.