Renfe Op. modernizará los trenes AVE s/100 y se retirarán de Renfe AMF

El transporte ferroviario internacional está liberalizado desde el año 2010, pero en España hay escollos para una iniciativa.

Tren de Alta Velocidad de Alstom. Serie 100 de Renfe Op.

Foto: Miguel Ángel Patier

El denominado ‘AVE privado’ de Air Nostrum, un proyecto de la aerolínea a través de la filial Intermodalidad de Levante SA (ILSA), se ha quedado sin la posibilidad de alquilar trenes de Alta Velocidad a Renfe Operadora. La primera sensación de que sería complicado romper el monopolio de Renfe Viajeros operando un servicio internacional de Alta Velocidad entre Madrid y Montpellier se confirma en todos sus extremos. La Compañía pública cuenta con una sociedad, Renfe Alquiler de Material Ferroviario (AMF), en la que enajena su material motor sobrante mediante la fórmula del alquiler o la venta. Antes de conocerse en público las intenciones de ILSA en el otoño de 2017, en el listado de Renfe AMF aparecían a disposición de posibles empresas interesadas las siete primeras unidades de la serie 100, trenes de Alstom construidos entre los años 1991 y 1992 y con una posterior importante modernización. Poco tiempo después, esa cifra se redujo a cuatro, y en pocas semanas pasará a ser cero por una decisión de Renfe Op.

Esta decisión no es otra que emprender una nueva modernización en esta serie de trenes s/100. La Compañía pública se dispone a invertir 22 millones de euros en la remotorización de 23 composiciones, todas las existentes menos una según confirma Renfe Op. en un comunicado, por lo que tras este gasto es impensable que ponga trenes recién remodelados a disposición de competidores como ILSA. Por lo tanto, las circunstancias postergarán aún la actividad de este nuevo operador, el cual, además, está pendiente de una resolución tras la batalla burocrática emprendida por Renfe Op., dado que su Consejo de Administración decidió ejercer su derecho de alegación contra la posición favorable de la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) alegando que una liberalización internacional no debería tener paradas (Zaragoza y Barcelona) dentro del territorio español. Dados estos obstáculos, el retraso en los planes iniciales de ILSA de comenzar a operar en el mes de octubre de este año va a ser muy considerable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.