Renfe Op. elevó a la categoría de arte la puerta grafiteada de un tren de la serie 446

Marketing, comunicación… millones de euros invierte Renfe Op. en cada ejercicio para que sus campañas tengan eco.

Unidad de la serie 446 grafiteada.

Foto: Renfe Op.

Y eco ha tenido la emprendida la semana pasada en la Feria Internacional de Arte Contemporáneo de Madrid (ARCO), donde Renfe Op. se estrenó como expositor con ‘La Obra Más Cara’. En esencia esa ‘obra’ es una puerta grafiteada de una unidad eléctrica s/446. El maestro de ceremonias en el momento de su presentación ante la Prensa fue el propio presidente de la Compañía, Isaías Táboas Suárez, que fue quien explicó que con esta acción buscan “la concienciación sobre las pintadas vandálicas en los trenes de Renfe”. El título de la ‘obra’ hace referencia al gasto en el año 2018 de Renfe Op. en este apartado, cifrado en 15 millones de euros para limpiar los trenes afectados, importe que incluye “la mano de obra, el agua, los disolventes, la nueva pintura y el traslado de las unidades afectadas hasta los talleres”, cantidad que aumenta 10 millones de euros más cada año, los destinados a la obligada ampliación de los servicios de vigilancia privada para intentar evitar las acciones de los grafiteros.

Los visitantes de ARCO, en su mayoría, aplaudieron la ‘obra’, lo que es fácil de entender porque es el arte que esperan ver en la Feria. Ellos buscan ‘performance’ de este estilo, un arte diferente, diferente al que entiende el ciudadano de clase media, ese que viaja en los trenes de Renfe Cercanías, que al ver la ‘obra’ presentada por Renfe Op. es capaz de definirla como “puerta pintarrajeada”. De lo pedante a lo sencillo, de lo pomposo a lo natural. En la diversidad de gustos está la riqueza. Pero en la esencia de esta campaña, Táboas Suárez y sus departamentos de Marketing y Comunicación, patinaron. ¿Algún grafitero dejará de pintar un tren tras ver la puerta grafiteada de uno de ellos en ARCO? Posiblemente, no. Seguramente, no. El soporte elegido por Renfe Op. para denunciar los grafitis en sus trenes es un tanto extraño. ¿Quién visita ARCO? La clase alta que no repara, ni le preocupa, el gasto económico que le genera a la Compañía, “15 millones de euros costeados por todos los españoles”. Y, mientras tanto, los grafiteros de trenes tan orgullosos de ver una de sus “puertas pintarrajeadas” en ARCO, que es, recordemos, la mayor Feria de Arte Contemporáneo del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.