Premian al Museo de Móra por la restauración de un vagón cisterna de Campsa

La labor sobre el patrimonio histórico que realiza el Museo del Ferrocarril de Móra la Nova ha sido reconocida.

Vagón cisterna restaurado en Móra la Nova.

Foto: Gentileza APPFI

No es la primera vez y, por lógica, no será la última ocasión en la que se premie el trabajo que se está desarrollando en la nave-taller de Móra la Nova por parte de la Asociación para la Preservación del Patrimonio Ferroviario e Industrial (APPFI). Esa lógica está determinada porque realmente es una labor meritoria la suya. A la vez que en sus instalaciones se van cumpliendo objetivos se está reconociendo su labor por agentes externos al mundo ferroviario, como ha sido el caso de la Asociación del Museo de la Ciencia y de la Técnica y de Arqueología Industrial de Catalunya (AMCTAIC). Esta institución le ha otorgado recientemente uno de los Premios Bonaplata en su edición de 2018, galardones que tienen como objetivo distinguir aquellas personas e instituciones que hayan completado acciones para valorar el patrimonio industrial a través del estudio, la rehabilitación, la difusión o la reivindicación de un territorio o instalación industrial, técnica o científica, de bienes muebles o de documentaciones industriales, técnicas o científicas.

El premio para el Museo de Móra le ha sido concedido en la categoría de ‘Rehabilitación de Bienes Muebles’ por la restauración llevada a cabo sobre el vagón cisterna PRfhv52045 de Campsa, donado a la APPFI por la Compañía Logística de Hidrocarburos (CLH). La satisfacción del presidente de esta Asociación, Jordi Sasplugas Deu, es grande “porque supone un reconocimiento a nuestra trayectoria y que el centro museístico se está consolidando como un equipamiento de referencia en Cataluña”. La pieza en cuestión se ha recuperado con el apoyo económico del Centro de Restauración de Bienes Muebles de Catalunya, y en su origen formó parte de un proyecto desarrollado por Campsa en el año 1957 para construir 500 vagones cisternas de una capacidad media de 12.500 litros, con lo que se pretendía conseguir una notable mejora en la distribución de combustible. En el proceso de su restauración se descubrió que este vagón cisterna no es el original, sino que responde a una transformación posterior, siendo su capacidad de 22.500 litros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.