Persisten en dar notoriedad a la situación ferroviaria del sureste peninsular

La Asociación de Amigos del Ferrocarril Comarca de Baza es una ‘fábrica’ de iniciativas en busca de su meta.

Viaducto entre Gor y Baúl, línea Guadix-Baza.

Foto: Gentileza AAF Comarca de Baza

Más que una situación ferroviaria se podría considerar de manera literal una situación ‘no-ferroviaria’, ya que la línea Guadix-Baza-Lorca se clausuró hace más de tres décadas. Ha sido el reciente aniversario de aquel triste momento, los 33 años del ‘baronazo’ (por Enrique Barón Crespo, el inolvidable ministro), el que ha inspirado a la Asociación de Amigos del Ferrocarril Comarca de Baza para iniciar una nueva campaña social para involucrar a más ciudadanos en su cruzada por la recuperación de los servicios ferroviarios en esas comarcas del sureste peninsular, once, repartidas en tres provincias y dos Comunidades Autónomas. Así, ha puesto en marcha la campaña reivindicativa ‘33 años, 33 razones para la vuelta del tren’, mediante la cual pretenden ofrecer, tanto al Gobierno central como a la opinión pública, las razones más importantes que avalan la vuelta de los servicios ferroviarios.

Los activistas no pasan por alto que lo realmente transcendental es que el Gobierno incluya una partida en los Presupuestos Generales del Estado de 2018 para redactar el Estudio Informativo preliminar, que es obligatorio para contar con posibilidades de reapertura para la línea Guadix-Baza-Lorca. Esa partida, según el informe de los técnicos del Departamento de Urbanística y Ordenación del Territorio de la Universidad de Granada, necesitaría contar con un importe de 1,6 millones de euros. Esta campaña con sus 33 razones para la reapertura ha sido remitida al Gobierno y al Ministerio de Fomento, para que los políticos responsables en la materia entiendan que debe ser una de sus prioridades en infraestructuras a corto plazo. Entre esas razones, la Asociación apunta “la creación de puestos de trabajo, la mejora de las comunicaciones en comarcas con déficit de infraestructuras, la recuperación de actividades productivas tradicionales, la fijación de población a un territorio con grave despoblamiento, la puesta en valor de un rico patrimonio histórico, natural e industrial…”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.