Nuevo intento para que en la terminal de Mérida resurjan los trenes de mercancías

Aún resuenan allí las palabras de Ana Pastor Julián, la exministra de Fomento: “De aquí saldrán 40.000 contenedores al año”.

Terminal de mercancías de Mérida.

Foto: Renfe Op.

Pero de aquello que afirmó en marzo de 2014 la ahora presidenta del Congreso de los Diputados en Mérida, nada de nada. Pronto, ni dos años después, la actividad de la terminal ferroviaria de mercancías emeritense se suspendió, por lo que Adif, propietario de las instalaciones, se encontró con que el ‘inquilino’, la sociedad Desarrollo Logístico Extremeño SA (fruto de la colaboración público-privada tan ensalzada por Pastor Julián), rompía antes de tiempo el contrato que había firmado hasta enero de 2018, ya que había fracasado en su intento de potenciar el tráfico ferroviario de mercancías desde Mérida. Desde diciembre de 2015, Adif ha estado buscando un nuevo ‘inquilino’ para esta terminal de mercancías, llamada San Lázaro, y casi dos años después lo ha encontrado en una sociedad logística formada por Renfe Operadora y el operador portugués Medway.

Explotar las instalaciones de San Lázaro, una terminal pequeña de no más de 20.000 metros cuadrados y actividad intermitente a lo largo de su reciente historia, no conlleva un ritmo frenético de circulaciones. Con la sociedad Desarrollo Logístico Extremeño SA se pretendían expedir tres trenes a la semana, y ahora, la previsión de esta sociedad logística es la de dar salida a dos trenes semanales, los martes y los jueves, con destino Portugal, en concreto hacia Bobadela y el Puerto de Sines. En este 2017, el gesto que tuvo Ana Pastor Julián en 2014 no se ha repetido, y la reinauguración de la estación de mercancías no ha contado con el apoyo y la presencia física del ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, pese a que el tráfico ferroviario de mercancías es una de sus prioridades, según confiesa siempre que tiene oporunidad. De hecho, su Departamento ultima un Plan Especial, quizá tan teórico como los de los años anteriores, para la potenciación del transporte de mercancías por ferrocarril.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *