Una nueva pieza histórica lucirá en la colección del Museo de Madrid-Delicias

El traslado a Madrid por carretera desde Miranda de Ebro de la máquina 10349 se ha realizado en las últimas horas.

Tractor de maniobras 10349 estacionado en el aparcamiento del Museo de Madrid-Delicias.

Foto: JCC

Al no tener las condiciones adecuadas para desplazarse por la vía, la Fundación de los Ferrocarriles Españoles (FFE) ha tenido que contratar diversas empresas para poder llevar a cabo el transporte desde Miranda hasta Madrid del rescatado 10349 (303-049-1), construido por Babcock & Wilcox en el año 1963 y que ha pasado los últimos años en el taller-depósito del nudo burgalés. Su baja en el parque motor de Renfe se produjo en el año 1995, pasando después a ser utilizado este tractor de maniobras como máquina-herramienta a nivel interno del taller-depósito, realizando su último servicio el día 3 de julio de 2013. Se rumoreó que su destino sería el futuro museo municipal del ferrocarril de Miranda, del que se habla desde hace años porque se confeccionará con los ricos fondos que reúne el museo privado de Julio A. García Mendoza, un ferroviario que ahora está defraudado con las instituciones locales “porque con pérdidas para Miranda de piezas como esta se demuestra que aquí, en un nudo con tanta tradición, no se apuesta por divulgar nuestra historia ferroviaria. Al Ayuntamiento no le interesa este asunto”.

El propio García Mendoza decidió entonces colaborar con la FFE en la preservación a última hora de esta locomotora, la cual no está en orden de marcha, pero sí cuenta con numerosos repuestos que también han sido enviados a Madrid, a la BMI de Villaverde Bajo, lo que podría hacer posible su conservación activa y así volverse a escuchar el peculiar sonido de su motor diésel Sulzer, tipo 6LD-22-A, que ofrece 350 CV (257 kW) a 850 rpm. El operativo para su salida de Miranda fue estudiado al detalle, y en él intervinieron los especialistas de la empresa Intefer desplazados desde Madrid. El 10349 fue remolcado desde el taller-depósito hasta la playa de vías para contenedores de la derivación particular de Barredo por la máquina 311-153. Recorrieron tres kilómetros a seis km/h de velocidad. Allí, dos potentes grúas elevaron el tractor para situarle sobre la plataforma-góndola que puso rumbo a Madrid, al aparcamiento de la estación de Delicias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *