Nace una Asociación para proteger un barrio muy ferroviario

El objetivo prioritario es la puesta en valor de la colonia de viviendas del barrio ferroviario de Sant Vicenç de Calders.

Edificios de la Colonia Ferroviaria de la estación de Sant Vicenç de Calders, en Tarragona.

Foto: Gentileza APCF

Ha nacido en Cataluña un grupo, formado por numerosos entusiastas, que persigue la salvaguarda de un patrimonio histórico ferroviario muy concreto. Se trata de la ‘Associació per la preservació de la Colònia Ferroviària de Sant Vicenç de Calders’, que no surge ahora, entrando en escena de repente, sino que tiene tras de sí un pasado de lucha con el objetivo de preservar la colonia ferroviaria de Sant Vicenç de Calders. Este barrio del antiguo nudo tarraconense es un conjunto único en Cataluña y se encuentra en un estado de conservación aceptable, a pesar de que su mantenimiento en las últimas décadas ha sido bastante deficiente. Esta colonia se empezó a construir en el año 1906 para alojar al personal que trabajaba en el nudo ferroviario, por lo que el año pasado, en 2016, se conmemoró el 110 aniversario de la construcción del primer edificio de viviendas. Dado que, afortunadamente, este rico patrimonio ha llegado hasta nuestros días, ahora se trata de ponerlo en valor, conservándolo y dándolo a conocer, y para ello se ha creado esta nueva Asociación.

En el pasado mes de enero se desarrolló la asamblea fundacional de la ‘Associació per la preservació de la Colònia Ferroviària de Sant Vicenç de Calders’, lo que, por otra parte, significó la disolución de la comisión que existía dentro de la Asociación Familiar Ferroviaria (AFF), una agrupación con casi 40 años de historia. En estos momentos, preservar la colonia ferroviaria de Sant Vicenç de Calders va más allá de la lucha vecinal, y esta Asociación no sólo nace para proteger la colonia ferroviaria, sino para difundir su historia y su valor patrimonial, tanto a nivel de conjunto arquitectónico como a nivel social. Para conseguirlo, una de sus primeras medidas será la de reclamar al Ayuntamiento de El Vendrell que la colonia sea declarada Bien de Interés Cultural y Local (BCIL), para crear allí un centro de interpretación y dar a conocer cómo se desarrollaba la vida dentro de una colonia ferroviaria. Aunque actualmente hay viviendas vacías, en la década de los años ‘60 del pasado siglo llegó a tener más de 300 habitantes, contando con una escuela, un consultorio médico, una tienda, un bar, una iglesia… debido a que durante muchos años las instalaciones ferroviarias estuvieron muy alejadas de otros núcleos habitados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.