‘Memorias del “Sentir Ferroviario”’ retrata la pasión por una profesión en 286 páginas

Es la tercera obra ferroviaria editada por Esteyco tras ‘Las geometrías del Tren’ (2002) y ‘Los Puentes del Tren’ (2006).

Portada del libro 'Memorias del Sentir Ferroviario'.

Foto: Gentileza Fundación Esteyco

En pocas palabras, el contenido de este libro queda reflejado en una frase de las escritas por Juan Alfaro Grande, el presidente de Renfe Operadora, en el prólogo de la obra. “Han elaborado un trabajo sobre la sociología laboral de la compañía”, afirma el economista, y es una definición ajustada de lo que el lector encontrará en las páginas, 286, de ‘Memorias del “Sentir Ferroviario”’, volumen editado por la Fundación Esteyco y firmado por los ingenieros José Perlasia GiolEduardo Perucha Esteban, y por Pilar García Fuertes, la directora del Museo del Ferrocarril de Cataluña con sede en Vilanova i la Geltrú. Esteyco, la Consultoría de arquitectura civil e ingeniería y su Fundación, están presididas por el ingeniero Javier Rui-Wamba Martija, que al redactar la presentación del libro quiso especificar a quienes va dedicado: “… las gentes que se ocupan o se han ocupado de que los trenes hayan circulado y circulen transportando cada vez a muchos más viajeros…”.

‘Memorias del “Sentir Ferroviario”’, ya a la venta a un precio de 25 euros (sin IVA), está dividido en tres grandes bloques, cada uno de los cuales es responsabilidad de un autor. El primero lo firma Perlasia Giol, ‘El ferrocarril antes de Renfe, 1848-1941’, y en sus 135 páginas desgrana los orígenes de este medio de transporte, primero en el mundo y después en España. El siguiente bloque es, sin duda, el epicentro nuclear del libro. Se trata de ‘La nacionalización del ferrocarril, 1941-1975’, que, a cargo de Perucha Esteban (Subdirector de Autoprotección y Emergencias de Adif), resulta esencial e imprescindible por la trascendencia social de los temas abordados en sus 81 páginas, como ‘Las escuelas de aprendices’, ‘El Regimiento de Movilización y Prácticas’ o ‘Los poblados ferroviarios’. El último gran apartado, el de García Fuertes, es ‘El gran cambio, 1975-2000’, que, en 47 páginas, se desliza por asuntos más recientes, pero también interesantes, como ‘El salto definitivo: la Alta Velocidad’ o ‘El “sentir ferroviario” en el servicio Euromed’. El epílogo lo firma Sebastián Guerrero Ramos, el Director de Estudios de Esteyco.

Un comentario en “‘Memorias del “Sentir Ferroviario”’ retrata la pasión por una profesión en 286 páginas

  1. Saludos a mi ex-jefe JPG , y enhorabuena por esa aportación nostálgica del tren en la historia de los pueblos y su aportación a las civilizaciones y el comercio. Como en cada parcela de la actividad económica y laboral hay una amalgama de sentimientos, deseos, actitudes e intereses, y ello conlleva diferentes interpretaciones de la utilidad de todos y cada uno de los intervinientes.
    Por citar un botón de muestra la etapa en que la única presidenta en tal andadura de la Historia del Ferrocarril imprimió un nuevo espíritu de organización y responsabilidades. Siempre se puede hacer más y en muchas ocasiones mejor pues las circunstancias que condicionan a la planificación, la implantación y otras muchas variables no son exactas ni matemáticas.
    El factor humano viene influenciado por las limitaciones horarias, de actitud, familiares, de preparación técnica, experiencias, individuales sicofísicas, etc.
    Cariñoso saludo a los amantes de los caminos de hierro desde mi agradecido sentimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.