Matizan una interpretación histórico ferroviaria del exdiputado Pere Macias

El último número de la revista Vía Libre, recién publicado, recoge un reportaje de un gran valor histórico por su contenido.

Primer plano de Pere Macias i Arau.

Foto: JCC

En las páginas de dicha publicación, el historiador Miguel Muñoz Rubio, del equipo de investigadores de la Fundación de los Ferrocarriles Españoles (FFE), ha vuelto a revalorizar un proyecto elaborado por Renfe durante la década de los años ‘70, el cual estuvo a punto de hacer posible la construcción de una línea de alta velocidad entre Madrid, Barcelona y Portbou en la época de la dictadura de Francisco Franco Bahamonde. El ‘Anteproyecto del Ferrocarril de Alta Velocidad Madrid-Barcelona por Port Bou’, conocido como ‘el Piano’ dentro de Renfe, proponía construir una línea muy parecida a la actual con una longitud de 728,5 kilómetros. La velocidad máxima admitida alcanzaría los 300 km/h, lo que permitiría hacer el viaje entre Madrid y Barcelona en dos horas y 20 minutos. Era un trabajo riguroso que podía haberse ejecutado perfectamente, y en dicho caso se hubiese inaugurado en España una línea de alta velocidad muchos años antes de lo que ocurrió.

Sí se conocía una interpretación del ‘Piano’ efectuada por el exdiputado Pere Macias i Arau en el libro ‘Vía ancha, mente estrecha’, en la que atribuía esa iniciativa al vanguardismo catalán y a su vocación europeísta, pero ahora, Muñoz Rubio demuestra en las páginas de la revista de la FFE que dicho proyecto se debió a la coincidencia de varios factores y no sólo al apuntado por el exportavoz de CiU. El primer factor, y el más importante, fue la llegada a Renfe de una nueva generación de ingenieros, entre los que destaca a Justo Arenillas Melendo y Fernando Oliveros Ribes, que a la sazón sería el director del proyecto, lo que hizo posible que Renfe, inmersa en su mayor proceso de modernización, fuera asumiendo que el futuro pasaba por la alta velocidad. Otro factor coincidente fue la llegada de Francisco Vicente Lozano a la presidencia de la Compañía pública, lo que dio al ‘Anteproyecto’ un sorprendente apoyo político.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.