La ciudadanía se mueve a favor del ferrocarril en el sureste peninsular

Son varios los colectivos que persiguen la reapertura de una conexión ferroviaria entre las provincias de Granada y Murcia.

Locomotora de vapor número 6 con tren de mercancías (CXT).

Foto: Gentileza 'Ciudadanos por el Tren'

Hace más de 30 años que, por motivos de rentabilidad económica, se clausuró la línea que unía Guadix (Granada) con Almendricos (Murcia), como le sucedió a tantas otras por todo el país, las cuales fueron condenadas a desaparecer del mapa ferroviario por la decisión última de Enrique Barón Crespo, quizá el ministro contemporáneo que más huella ha dejado en el sistema ferroviario español como responsable del Ministerio de Transportes, Turismo y Comunicaciones, hoy en día Ministerio de Fomento. Pese a que el olvido se ha extendido por muchos de aquellos kilómetros clausurados, en algunos casos su memoria aún está viva gracias a que colectivos de ciudadanos reivindican la importancia social que representaría su nueva puesta en servicio, básicamente en términos de cohesión territorial. En este caso destaca de manera llamativa lo que está ocurriendo con el tramo citado, el Guadix-Almendricos, por cuya reapertura luchan diversos colectivos de la esa zona del sureste peninsular.

Por ejemplo, la asociación ‘Ciudadanos por el Tren’ (CXT) ha iniciado una nueva petición en la famosa plataforma ‘change.org’ persiguiendo firmas con las que reclamar al Gobierno que se tramite el estudio de viabilidad de la línea Guadix-Baza-Almanzora-Lorca, circunstancia que depende de su aprobación por parte de los grupos parlamentarios del Congreso de los Diputados en el momento que redactan los Presupuestos Generales del Estado para el ejercicio de 2017. Para ellos es fundamental restablecer la conexión ferroviaria entre el sureste peninsular y el denominado Arco Mediterráneo, como también lo es para la Asociación de Amigos del Ferrocarril de la Comarca de Baza, que cifra ese estudio de viabilidad requerido en algo más del millón de euros, tal y como hizo público recientemente el ingeniero Francisco Cañabate Domech, que lo situó en 1.160.000 euros. El pasado 31 de diciembre se cumplieron 32 años del cierre de la línea Guadix-Almendricos, condenando a todas las comarcas incluidas en su trazado a un aislamiento ferroviario que a día de hoy se mantiene, y contra el que luchan varios colectivos ciudadanos como los citados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.