Dos alcaldes comparten estación y tristeza por no tenerla abierta al público

Con reivindicaciones ferroviarias en varios puntos del país, en Toledo se reclama la reapertura comercial de una estación.

Automotor s/598 cubriendo un servicio entre Madrid, Talavera de la Reina y Extremadura.

Foto: JCC

Soterramiento allí, trenes nuevos aquí, línea de Alta Velocidad más allá… pero nada de eso reclaman en Villaluenga de la Sagra (4.000 habitantes) y Yuncler (3.600), dos localidades toledanas que cuentan con una estación de Adif común, Villaluenga-Yuncler, en la línea Madrid-Talavera de la Reina. Con personal de circulación en sus instalaciones por los habituales cruces de trenes en sus vías al ser una línea de vía única, hace ya muchos años que la parada obligada de esos trenes que se cruzan es de carácter técnico y no comercial, es decir, que no pueden subir ni bajar viajeros de esos trenes. En cambiar esta situación se están esforzando los alcaldes de esas localidades, para que Adif reabra sus andenes y así mejorar la movilidad de los vecinos de Carlos Casarrubios Ruiz (alcalde de Villaluenga) por un lado, y de los de Luis Miguel Martín Ruiz (su homónimo de Yuncler) por el otro.

“Aunque no haya tenido repercusión estos últimos años, el que volvamos a tener servicio ferroviario es una demanda antigua, yo diría que histórica, tanto de un Ayuntamiento como del otro”, comenta Casarrubios Ruiz, ahora que su reivindicación sí está teniendo más eco. Los habitantes de estas dos localidades que desean viajar en tren se tienen que desplazar a las estaciones de Illescas, por el lado Madrid, o de Torrijos por el lado Talavera. Esta circunstancia, la ausencia de servicio ferroviario, también contribuye a elevar el número de coches en la A-42 desde Villaluenga y desde Yuncler, sobre todo hacia Madrid, ya que la mayoría de esos desplazamientos aseguran los ediles que se producen hacia las estaciones que la red madrileña de Cercanías tiene en Parla y en Getafe. Para Martín Ruiz la situación actual “es un desastre… es que han dejado que se muera la línea”, y cita algunas estaciones, además de la suya, cerradas al público, como Villamiel de Toledo, Erustes, Montearagón…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *