Amplio eco de los actos culturales por el centenario de la espectacular estación de Toledo

Durante la pasada semana y en los primeros días de esta se han sucedido las actividades conmemorativas.

Estación de Toledo recién inaugurada (año 1919).

Foto: AHF

Un centenario es un hito que merece grandes celebraciones, y en la estación de Toledo se está desarrollando un programa de actos diseñado por el propio Ayuntamiento, para lo que ha contado con la colaboración de Adif y la Fundación de los Ferrocarriles Españoles (FFE). El coro de este ente público fue el que inauguró la conmemoración, ofreciendo un concierto el mismo día, el 24 de abril, en el que el edificio de viajeros de la estación cumplía los 100 años de actividad. Esta misma semana han tenido lugar otras actividades culturales, como escenas de teatro con fragmentos de la literatura universal, un recital de poesía y un concierto de música que han estado a cargo de alumnos del Instituto de Enseñanza Secundaria Princesa Galiana. Los toledanos han dado su respaldo a esta programación, sobre todo los residentes en el barrio de Santa Bárbara, tanto por estar muy relacionado históricamente con la estación como por su participación activa a través de Luis Álvarez Ocampo, del Consejo de Participación del barrio.

La estación vivió su estreno oficial el jueves 24 de abril de 1919, tras ser proyectada por Narciso Clavería y Palacios (arquitecto) y Ramón Peironcely Elósegui (ingeniero) para la Compañía de los Ferrocarriles de Madrid a Zaragoza y Alicante (MZA). Iniciada su construcción en marzo de 1914, posee una estética impecable, con un cuerpo central flanqueado por dos pabellones laterales de menor entidad, en uno de cuyos extremos se levanta la torre del reloj, pieza distintiva de la estación. Tras la fachada de arcos de herradura polilobulados, frisos de ladrillo y almenas escalonadas, su interior muestra una gran riqueza ornamental, con mosaicos de azulejos, celosías y lámparas forjadas, en los que se reconoce la mano de maestros toledanos como Bautista Lázaro, Julio Pascual y Ángel Pedraza. La estación de Toledo, de estilo neomudéjar, fue declarada en el año 1991 ‘Bien de Interés Cultural’ con la categoría de ‘Monumento’, y sustituyó a otra (1858-1919) obra del ingeniero Eusebio Page.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.