Acusan a los últimos gobiernos de priorizar los gastos en Alta Velocidad

En Castilla y León hay muchos agentes preocupados por la actual situación ferroviaria que atraviesa la Comunidad.

José Luis Ábalos Meco en el Congreso de los Diputados.

Foto: Ministerio de Fomento

Las reclamaciones ferroviarias al Gobierno central están a la orden del día en Castilla y León… desde Burgos, Soria, Valladolid, Palencia, Ávila… prácticamente hay plataformas de ciudadanos, agentes sociales y fuerzas políticas en cada provincia que se hacen oir por lo que consideran deficiencias en el sistema ferroviario. Un sindicato, el Sector Federal Ferroviario de la CGT, ha querido reflejar este malestar generalizado en la Comunidad explicando lo que está sucediendo en varios puntos, siendo, en resumen, el quid de la cuestión “la prioridad que los últimos gobiernos han dado a la Alta Velocidad y, encima, a costa del tren normal”. Después, al extender su planteamiento, desde la CGT apuntan que “con la excusa de las crisis y una mal llamada racionalización de los servicios, en 2013 se hicieron desaparecer muchos trenes que facilitaban la vida a la ciudadanía que tiene la desgracia de vivir en zonas que hace imposible llenar los trenes, y por eso se les priva de él, pese a tener unas infraestructuras ya amortizadas en las que hasta en su mantenimiento se recorta, cuyo coste es insignificante si lo comparamos con los costes del AVE”.

En la CGT citan circunstancias ferroviarias que califican de graves, como la situación del Ferrocarril Directo de Burgos, los servicios de Renfe Media Distancia entre Madrid y Ávila, de Madrid a Segovia o los Madrid-Soria, “donde tienen los peores trenes y con las velocidades medias más bajas de España”. También les preocupa el futuro del trazado castellanoleonés de ancho métrico perteneciente al Ferrocarril de La Robla, dado los precedentes sucedidos “en Castilla y León, que ha sido castigada con el cierre de líneas que daban vida por donde pasaban, como la línea de Valladolid-Ariza, la línea Ruta de la Plata o la línea Santander-Mediterráneo, con 204 kilómetros por la provincia de Burgos y 31 estaciones, y conexión con Soria”. Este sindicato pretende que se recuperen servicios por donde haya vías, “sin plantear muchas frecuencias ni largos trenes para ir mucha gente, pero el mínimo debe ser un tren por la mañana y otro por la tarde, y en cada sentido”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.